Portada » Kendama: un juguete japonés con una larga historia

Kendama: un juguete japonés con una larga historia

¡Hola a todo el mundo! En esta ocasión vengo a contaros algunas cosas sobre un juguete japonés que seguramente la mayoría habéis visto, pero cuyo nombre pocos conoceréis. Se trata del kendama.

Etimología y definición

El kendama (けん玉, compuesto por 玉, dama, ‘bola’, y けん, ken, ‘punta’) está compuesto por una bola de madera y un mango en forma de martillo rematado por una punta. El mango tiene 3 platos cóncavos de distinto tamaño: uno en la base (en el extremo opuesto a la púa) y dos en la cabeza. Este objeto es la fusión de muchos otros juguetes de diversos países, como el balero/boliche hispano, el bilboquet francés o el cup-and-ball británico.

Materiales

Estos objetos están hechos normalmente de madera, ya sea de bambú, de nogal, de arce, etc. En otras ocasiones, el kendama está hecho con plástico, goma (rubber kendama) o metal (metallic kendama). Además, la variedad de colores, forma y diseño de los kendamas son infinitas.

Kendamas de distintos colores, patrones, materiales y tamaños.


Los kendamas son baratos para las horas de entretenimiento que nos pueden ofrecer: uno de gran calidad puede costar unos 20 euros (23 dólares).

Historia

Aparentemente los ainu, etnia nativa de Japón residente en la isla de Hokkaidō, ya habían inventado un juguete similar al kendama. Sin embargo, la teoría más aceptada es que el kendama es un derivado del bilboquet mencionado antes. En aquel entonces, este juego era llamado suikuitamaken, y pronto se convirtió en el precursor del kendama, que fue llamado nichigetsuboru (literalmente ‘sol, luna y bola’).

Imagen de un bilboquet, probable predecesor del kendama actual.


En un inicio, los kendama se fabricaban a mano, hasta que el torno a motor permitió una amplia producción y popularización de este juguete.

En 1919, Hamaji Egusa patentó este juego, aunque el formato actual del kendama se lo debemos a Issei Fujiwara. Más tarde, la JKA (Japan Kendama Association) lo estandarizó y creó las reglas, licencias de competición, torneos, etc. Además, esta organización se dedica a conservar el kendama como parte de la cultura tradicional japonesa.

Durante la Segunda Guerra Mundial cayó en el olvido por la militarización del país, y en los años 60 renació, ya entre jóvenes y adultos.

Beneficios

Practicar con el kendama desarrolla la paciencia y tenacidad, ya que sin ellas es difícil dominar los primeros trucos. Además, la concentración y creatividad permite llevar a cabo puestas en escena bellas e impresionantes.

Manejar el kendama con destreza requiere de todas las partes del cuerpo, por lo que ayuda a mantener la forma física con suaves movimientos. También mejora el equilibrio y la coordinación ojo-mano.

Por último, este juguete nos libera de estrés, aumenta nuestra autoestima y nos lleva a socializar cuando lo practicamos con otras personas.

Para terminar, os dejo con un par de vídeos para que veáis los movimientos que pueden hacerse con un kendama. Aparte de hacerlo de manera normal, se puede practicar mientras se baila…


…e incluso haciendo skateboard.




Espero que hayáis aprendido algo con la entrada de hoy. Si así es, por favor, compartidla todo lo que podáis y dad un me gusta a nuestro blog. Además, seguidnos en las redes sociales y escribid un comentario si queréis compartir algo que sepáis sobre juegos o juguetes japoneses.

Eso ha sido todo por ahora. ¡Un saludo y gracias por leernos una vez más!

Fuentes de interés:

Historia del kendama

Beneficios del kendama

Más información

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.