Saltar al contenido
Portada » Del kenjutsu al kendo

Del kenjutsu al kendo

¡Hola a todos! Hace tiempo que no subimos una entrada sobre artes marciales, y como las anteriores tratadas fueron sobre disciplinas sin armas, hoy hablaremos sobre el kendo.

Definición

El kendo (剣道, ‘camino de la espada’) es la disciplina japonesa del uso de la espada. Se trata de un gendai-budō o arte marcial moderno, ya que surgió tras la Restauración Meiji, como el karate, el judo o el aikido. Esto lo diferencia de los koryū budō o artes marciales clásicos.

Inicios

La espada japonesa o katana tal y como la conocemos apareció según todos los indicios en el siglo XII.

Solo los samuráis tenían permitido llevar dos sables, uno largo y otro corto. Estas armas simbolizaban el alma y vida del guerrero, y su propiedad pasaba de padres a hijos.

Debido a esto, la disciplina del uso de la katana, o kenjutsu (剣術), era de gran importancia para los samuráis y se enseñaba generación tras generación.

En toda la historia existieron más de 300 escuelas de kenjutsu, aunque las más destacadas fueron la itto ryu y la shingake ryu. A diferencia de otros artes marciales, el kenjutsu no tuvo un fundador claro, sino que destacaron al mismo tiempo varios maestros de la espada.

En los siglos XV y XVI, con la guerra de Ōnin y el posterior periodo Sengoku, la práctica del kenjutsu llegó a su máximo esplendor.

Auge del shinai

Durante el periodo Edo, la paz que atravesó Japón hizo que los duelos a muerte con katana o bokken (espada de madera) fueran prohibidos. Por ello, se extendió el uso del shinai, un sable hecho de bambú inventado en el siglo XVI.

Ejemplo de un shinai estándar.


En 1895 se formó la Gran Sociedad de Virtud Marcial de Japón, que intentó proteger el kenjutsu para evitar que la occidentalización lo hiciera peligrar. Tomaron este arte marcial y lo enfocaron en destilar la disciplina del cuerpo y la mente en lugar de en aprender a matar.

Fue así como el kenjutsu se convirtió en el kendo actual.

Siglo XX

En 1941, el kendo se hizo obligatorio incluso desde la escuela primaria debido a su importancia educativa.

Tras la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas de ocupación estadounidenses prohibieron la práctica de este arte marcial. Esto continuó hasta que la ocupación acabó en 1952 y la prohibición fue levantada. Fue este año en que se fundó la Zen Nihon Kendo Renmei (Federación de Kendo de Japón).

En 1962 el kendo volvió a ser obligatorio, con lo que esta disciplina experimentó un nuevo auge.

Actualmente, más de 20 millones de japoneses practican kendo.

Equipo

El uniforme usado cuando se practica kendo es el llamado kendogi (剣道着, literalmente ‘uniforme de kendo’). Está formado por el keikogi (una chaqueta) y el hakama (un pantalón ancho con pliegues delante y detrás). Tradicionalmente eran confeccionados con algodón y teñidos con índigo, pero hoy se los puede hallar elaborados con tejidos sintéticos.

Keikogi blanco, una chaqueta usada en muchos artes marciales, entre ellos el kendo.


Otros elementos de vestimenta son:

· Men: un casco que protege cabeza y garganta. Se coloca sobre un pañuelo que evita que el sudor caiga sobre los ojos y se ata en la parte de la nuca.

Men antiguo y desgastado por el uso.


· Kote: son unos guantes que protegen las manos y las muñecas aunque no los dedos. Por eso una zona válida de ataque es el antebrazo.

Kote viejos, de aproximadamente la misma época.


· Tare: es una pieza que protege la cadera y sirve también para llevar el nafuda o zekken. Este es una ficha donde se lleva inscrito el nombre del practicante y su dojo, ciudad o país.

Tare con cordón para atarlo pero sin nafuda.


· Do: es una protección para el torso y el pecho, normalmente hecha de bambú, pero hoy en día pueden estar elaboradas con plástico.

Do moderno, hecho parcialmente de metal.


Por último, la espada empleada al practicar kendo es un shinai similar al usado en siglos pasados. Está compuesto de cuatro varillas de bambú unidas por diferentes partes. Para practicar ejercicios se utilizan otras dos espadas de madera maciza: el bokken o tachi y el kodachi.

Beneficios

La meta última del kendo es desarrollar la habilidad física, agilidad mental y el carácter espiritual del ser humano.

Esta disciplina promueve valores como la importancia del esfuerzo, la constancia, el respeto y la superación personal.


Espero que os haya resultado interesante la entrada de hoy. Si es así, por favor, compartidla todo lo que podáis y dad me gusta a nuestro blog. Además, nos gustaría que nos siguierais en nuestras redes y dejarais un comentario si queréis contar algo sobre el kendo u otro arte marcial oriental.

Eso ha sido todo por hoy. Gracias por leernos y que tengáis un buen día. ¡Hasta pronto!

Fuentes de interés:

Equipación usada en el kendo

Historia del kendo

Más información

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *