Portada » Historia de Japón 3: el periodo Yayoi

Historia de Japón 3: el periodo Yayoi

¡Nos vemos de nuevo! Hoy tenemos una nueva entrada sobre la historia de Japón. En las dos entregas anteriores hablamos de la prehistoria y del periodo Jōmon, así que esta vez os contaré sobre el periodo Yayoi.

Introducción

El periodo Yayoi (弥生時代, Yayoi Jidai) comprende del año 300 a.C. al 250-300 d.C. La cerámica de la época da nombre a esta etapa de la historia nipona, al igual que en el periodo Jōmon. El nombre proviene de Yayoi, situado al norte de la Universidad de Tokio, y donde se encontraron las primeras cerámicas de esta época en 1884.

Esta era se caracteriza por los aportes culturales y técnicos traídos desde China y Corea al archipiélago japonés. Dichos avances permitieron nuevas técnicas alfareras, la manipulación de metales, la introducción del cultivo en agua del arroz y la producción de textiles.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es YayoiJar.JPG
Vasija típica del periodo Yayoi. El color rojo era común en la cerámica de esta época.

Cerámica

Estas cerámicas antes solo tenían usos relacionados con el almacenaje y cocinado de los alimentos. Sin embargo, ahora también se las utilizaba en rituales como ofrendas o enterramientos, ya que a veces grandes vasijas albergaban cuerpos de difuntos. Las vasijas tenían un color rojizo y eran fabricadas con torno.














Ejemplo de dōtaku. Estas campanas se enterraban a menudo como una forma de pedir cosechas abundantes.

Metalurgia

En torno al siglo I d.C., la metalurgia fue introducida desde el continente. Aun así, los utensilios de metal convivieron con los de madera y piedra durante un tiempo. Un dato curioso es que en Japón la producción de bronce y de hierro llegaron de forma simultánea. En consecuencia, el país no pasó por una Edad de Bronce como muchos de Occidente.

A pesar de esto, ambos metales se empleaban en funciones distintas. El hierro estaba destinado a la fabricación de armas como espadas, lanzas y alabardas, y el bronce se utilizaba en ceremonias y como ostentación de poder. Ejemplos de esto último los encontramos en los espejos y, sobre todo, en las campanas dōtaku. Estos objetos tenían finas paredes y delicada factura, fueron hallados enterrados cerca de poblados y fabricados a partir de un mismo molde. Debido a todo esto, se sospecha que estas campanas podrían tener un uso ritual más que funcional.







Agricultura

Sin embargo, el avance más importante que logró Japón en este periodo posiblemente fue la introducción del cultivo de arroz en agua. Es probable que esta tecnología fuera traída por viajeros del continente que entraron en contacto con poblados Jōmon. Al principio, este cultivo se llevó a cabo en zonas naturalmente húmedas y de forma esporádica. Más tarde, la mejora de las herramientas, las técnicas de cultivo y los sistemas de riego hicieron que los campos de riego fueran aumentando de elevación y empezaran a situarse en zonas más áridas. El incremento de la cantidad de alimentos producidos trajo consigo un aumento de la población general.

Poblados

Los asentamientos, según lo que se ha podido aprender a raíz de excavaciones, eran de hasta 30 viviendas ubicadas cerca de campos de cultivo. Estas construcciones eran ovaladas, de unos 8 x 6 metros aproximadamente, y estaban semihundidas y rodeadas de una elevación que las protegía del agua. Las casas eran edificadas sobre un tablón de madera que evitaba su hundimiento, y cuatro postes que también sostenían el techo de paja. En la parte superior de la vivienda se hallaba un abertura central que permitía la ventilación. Por último, en algunos poblados aparecen graneros en los que se almacenaba el arroz. Estos estaban elevados un metro de altura gracias a pilones, con lo cual se conservaba la cosecha protegiéndola de la humedad y los roedores.

Representación de un par de viviendas del periodo Yayoi. Nótese la cubierta de paja y la ranura de ventilación superior.


Sociedad y creencias

En el plano social, los distintos estratos sociales de estas comunidades comenzaban ya a diferenciarse. Esto se sabe a juzgar por las tumbas y ajuares funerarios de caciques locales y del resto de la población. Además, el desarrollo de la agricultura propició que empezaran a surgir creencias religiosas basadas en deidades a las que se rogaba por buenas cosechas. Es debido a esto que ya podemos empezar a vislumbrar los inicios del sintoísmo. Por otro lado, el incremento de la población junto al aumento de la complejidad de esta sociedad resultó en el surgimiento de pequeños estados primitivos, a destacar dos. Uno al norte de Kyushu (la isla sur de las cuatro más grandes de Japón) llamado Yamatai. El otro en el centro de Honshu (la isla central), denominado Yamato. Sin embargo, algunas teorías afirman que ambos reinos eran uno solo.

Espero que haya sido de vuestro agrado la publicación de hoy. Si estoy en lo cierto, por favor, compartidla lo que podáis y dad me gusta a nuestro blog. También nos gustaría que nos siguierais en las redes sociales y escribierais un comentario si queréis compartir algo sobre la historia japonesa con nosotros.

¡Gracias por leernos y un saludo!

Fuentes de interés:

El periodo Yayoi

Más información

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.