Portada » Ikebana: arte floral japonés

Ikebana: arte floral japonés

¡Bienvenidos a una nueva entrada de nuestro blog! En una ocasión anterior tratamos el arte natural japonés de los bonsáis, y como han pasado unos meses desde entonces, hoy es el turno del ikebana (生け花).

La palabra ikebana deriva de los kanjis 生 (i, ‘vivir’) y 花 (hana, ‘flor’), es decir, ‘flor viviente’. También es denominado kado (de 花, leído esta vez como ka, y 道, leído como do, ‘camino’, es decir, literalmente ‘camino de las flores’).

Consiste en el arreglo y la presentación de flores de una manera determinada que refleje los sentimientos del artista. En el ikebana se utilizan hojas, flores, ramas recién cortadas, enredaderas, hierbas, frutos y semillas, y es por ello que los diseños se deterioran con el tiempo. Esto, sin embargo, no solo no resta valor a la creación sino que además se lo añade por lo efímero de la obra y por ser el reflejo del paso del tiempo. En el ikebana contemporáneo también se emplea cristal, metal y plástico.

Ejemplos de ikebana. Nótese que en este caso la mayoría de las plantas apuntan a la misma dirección.



La historia del ikebana comienza en el siglo VI, cuando llega el budismo a Japón, y con él la costumbre de ofrecer flores en el altar durante ceremonias religiosas. Un sacerdote budista llamado Ono-No-Imoko pensaba que esto podía hacerse de manera más bella y simbólica, de modo que inventó diseños en los que las flores y ramas se dirigían al cielo y se disponían en tres grupos, representando el cielo, la tierra y el hombre. Sin embargo, no fue sino hasta siglos más tarde que algunas escuelas de ikebana empezaron a surgir y a desarrollarse.

Un ikebana con claveles, ramas de olivo y bayas, entre otras. Este trabajo muestra que además de flores, también podemos añadir ramas y frutos.



Cada diseño debe representar el triángulo Tai-Yo-Fuku (Cielo-Tierra-Hombre) y buscar la armonía desde la simetría y la diferencia de tamaños y grosores. La flor se clava en un Kenzan, algo similar a un cepillo con púas que reposa sobre el recipiente (que suele estar hecho de cerámica) lleno de agua. Es preferible que las flores, hojas, ramas, etc., que se vayan a usar sean recientes y obtenidos de un lugar cercano. Además, el tamaño, la forma, la textura, el volumen y el color del recipiente, son detalles a tener en cuenta.

Los elementos vegetales representan objetos o fases de la naturaleza. Por ejemplo: las ramas de pino simbolizan rocas, los crisantemos blancos el agua, los capullos abiertos, las vainas y las hojas secas el pasado, las hojas verdes el presente y las yemas el futuro, las curvas cerradas la primavera y las obras desplegadas y espaciosas el verano.

Otro ejemplo, con ramitas de olivo también.



Existen 3 tipos principales de ikebana:

Ikebana Rikka (estilo clásico): tiene origen religioso, por lo que los elementos se suelen dirigir hacia el cielo. El triángulo que se forma no debe rozar el recipiente, que normalmente está ornamentado. Los troncos más altos deben estar en el centro, las ramas a los lados y las flores cerca del recipiente y el tronco. Los elementos más importantes son el pino, los cedros y el bambú.

Ikebana Nageire (estilo naturalista): es menos estricto y tiene un resultado más informal que en el caso anterior. Las ramas pueden reposar en el recipiente y cruzarse unas con otras. La belleza debe resaltar de manera natural.

Ikebana Moribana (estilo occidentalizado): se le da mucha importancia a los colores, el follaje y las flores.


Si os ha gustado aprender sobre este tema, por favor, compartid esta entrada todo lo que podáis, dad me gusta a nuestro blog, seguidnos en las redes sociales y dejad un comentario si sabéis algún dato o curiosidad sobre el ikebana que queráis contarnos.

Para terminar, os dejo un vídeo muy cortito sobre cómo crear un ikebana. Espero que os guste.



Eso ha sido todo por hoy. ¡Hasta la próxima!

Fuentes de interés:

Fundamentos y tipos de ikebana

Estructura de un ikebana

Ejemplos de fotos de ikebana

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.