Portada » Las geishas

Las geishas

¡Hola! Espero que llevéis un buen día. Hoy vengo a contaros algunas cosas sobre uno de los elementos más emblemáticos de Japón. Esta vez es el turno de las geishas.

La palabra geisha (芸者) deriva de los kanjis 芸 (gei, ‘arte’) y 者 (sha, ‘persona’). Es decir, las geishas son sirvientas dedicadas al arte, entretenimiento, etc.

Se trata de mujeres que usan artes tradicionales japonesas para entretener clientes durante banquetes y espectáculos. Estas disciplinas generalmente incluyen danza (como la del abanico), canto, literatura, poesía, arreglos florales (ikebana) y tocar instrumentos tradicionales como el shamisen. Además, las geishas deben ser expertas en el arte de la conversación y tener un gran nivel de cultura general. Todo esto ha hecho que estas profesionales sean vistas como el culmen del refinamiento, que sean muy respetadas aun hoy en día y que sus clientes (hombres de negocios, políticos, ricos) paguen grandes sumas de dinero por disfrutar de su compañía, normalmente en las casas de té (ochaya, お茶屋).

Las aprendices de geisha, denominadas maiko (舞子, de mai, 舞, ‘bailar’, y  子, ko, ‘chica’) en Kyoto, a menudo usan un maquillaje muy elaborado, con una capa de color blanco cubriendo la cara, lápiz labial rojo y sombra negra alrededor de los ojos y las cejas. Con la edad, sin embargo, las geishas auténticas, llamadas geiko (芸子, de gei, 芸, ‘arte’, y  子, ko, ‘chica’), dejan de maquillarse excepto en ocasiones especiales, dándole así espacio a su belleza natural. Como curiosidad, dejadme deciros que la imagen típica que tenemos en occidente de una geisha es específicamente una maiko, es decir, una aprendiz, ya que las geiko no están tan maquilladas como la imagen que tenemos de las geishas.

Un ejemplo de maiko, con su elaborado maquillaje característico.

El atuendo de una geisha consiste en un kimono de seda que se cierra con un cinturón anudado por la espalda, el obi (帯). La forma del nudo depende de la edad de la geisha: las maiko utilizan un nudo con cola, y las geiko hacen un nudo más corto. Además, las jóvenes visten con colores más brillantes. El conjunto incluye unos calcetines blancos (tabi, 足袋) y unas sandalias de madera.

Si queréis aprender mejor a diferenciar a las maiko y las geiko, os recomendamos este artículo muy completo del blog Japón Alternativo, al que podéis echarle un vistazo para ello.

El sofisticado peinado de estas artistas es un moño sujetado con peinetas tradicionales. Como es muy trabajoso prepararlo, este peinado debe mantenerse perfecto durante días, por lo que las geishas deben dormir reposando el cuello en un objeto especial para evitar que su cabeza toque la superficie.

Una geiko, con una vestimenta menos llamativa y sin el abundante maquillaje de las maiko.

La historia de las geishas comienza en torno al año 1700. Originalmente, las geishas podían ser tanto mujeres como hombres. Esta profesión apareció cuando los clientes de los barrios de placer (de prostitución) comenzaron a demandar además otro tipo de servicios como danza, canto, música, etc. La profesión de geisha fue reconocida oficialmente en la segunda mitad del siglo XVIII. A finales del siglo XIX, los geishas masculinos habían desaparecido, y las geishas tal y como las conocemos en el presente habían surgido. En los últimos años, estas artistas han disminuido mucho en número, ya que han sufrido una gran competencia por parte de las “hostesses”, sin mencionar que cada vez hay menos chicas dispuestas a invertir muchos años de su juventud en un trabajo realmente duro y con unas reglas tan estrictas.

Antiguamente, las mujeres que manejaban casas de geishas (llamadas お母さん, okaasan, ‘madre’) compraban niñas menores de 10 años a familias pobres para instruirlas. Durante su formación, las aprendices trabajaban para la casa de geishas (okiya, 置屋) y así pagaban su enseñanza. Las niñas acompañaban a una geiko a sus citas y adquirían experiencia de ella, al tiempo que debían tratar de llamar la atención de algunos clientes para abrirse paso en ese mundo. Al completar su entrenamiento, la maiko cambiaba el maquillaje de su cuello de rojo a blanco, momento en el cual se convertía en una geisha confirmada, una geiko. Hoy en día las geishas siguen existiendo, si bien el tiempo de aprendizaje se ha reducido y actualmente comienza a los 17 o 18 años, además de entrarse en esta profesión de manera voluntaria, por supuesto.

Esperamos que haya sido de vuestro gusto la entrada de hoy. Si es así, por favor, compartid esta entrada todo lo posible, dadle un me gusta a nuestro pequeño blog, seguidnos en las redes sociales (en el apartado Menú arriba del todo y a la derecha) y escribid un comentario si sabéis algún dato o curiosidad sobre las geishas que queráis contarnos.

Nada más. ¡Que tengáis una buena semana y hasta pronto!

Fuentes de interés:

https://www.japan-experience.es/para-saber/entender-a-japon/que-es-una-geisha

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.