Portada » Los bonsáis

Los bonsáis

¡Hola! ¿Cómo os va a todos? En esta ocasión vengo a hablaros sobre los bonsáis. Y es que es increíble la complejidad, variedad e historia que tiene este arte japonés.

La palabra bonsái proviene de los kanjis 盆 (bon, que significa “bandeja”) y 栽 (sai, que significa “cultivar”). Es una disciplina que consiste en crear una versión en miniatura de un árbol, cultivado en una maceta baja, y sin que sea evidente la intervención humana.

El arte del bonsái tiene su origen, como muchos otros temas que ya hemos tratado en este blog, en China. En torno al año 700 d.C., los chinos ya habían comenzado el arte del punsai (como lo llaman ellos), aunque solo la élite de la sociedad lo practicaba, y los árboles que creaban eran entregados como regalos lujosos. Es durante el período Kamakura (1185-1392) que esta disciplina fue introducida en Japón, si bien los primeros paisajes cultivados en bandejas fueron traídos desde China al menos 1.200 años atrás. Con el tiempo, la mayoría de la población japonesa acabó cultivando algún bonsái, desde campesinos hasta líderes militares. A finales del siglo XVIII empezó a celebrarse anualmente en Kioto, entonces capital del país nipón, una feria en la que se exponían pinos plantados en maceta. En el siglo XIX se crearon nuevos estilos y aumentó la diversidad de tamaños, además de publicarse libros y catálogos sobre árboles, herramientas y macetas, popularizando el arte del bonsái.

La mayoría de los bonsáis tienen una altura inferior al metro, si bien es importante recalcar que no se trata de plantas genéticamente enanas. Los vegetales de hojas pequeñas son más adecuados para formar bonsáis, pero cualquier planta leñosa es capaz de hacerlo.

Los bonsáis suelen necesitar un gran mantenimiento, como eliminar algunos brotes, podar y alambrar las ramas, abonar el árbol en fechas específicas, regar a menudo, etc. Esto se hace para mantener al bonsái saludable, pero también para evitar la brotación intensa y mantener el porte reducido de la planta. Este porte se clasifica tradicionalmente en relación al número de hombres necesario para levantar el árbol, aunque también se puede clasificar en cuanto a su altura:

Keshitsubo: entre 3-8 cm.

Shito: 5-10 cm.

Mame: 5-15 cm.

Shohin: 13-20 cm.

Komono: 15-25 cm.

Katade-mochi: 25-46 cm.

Omono/Dai: 76-122 cm.

Chumono/Chiu: 91-141 cm.

Hachi-uye: 102-152 cm.

Imperial: 152-203 cm.

En general, la mayoría de las plantas arbóreas son aptas para formar bonsáis, aunque debemos evitar especies de hojas grandes, crecimiento demasiado rápido o longevidad corta. Algunas de las mejores opciones son los arces, olmos, liquidámbar, Ficus de hoja pequeña y coníferas como pinos, tejos, cipreses, etc.

Bonsái de olmo chino.
Bonsái de pino.
Bonsái de ciprés.

Entre los arbustos, los más usados son la camelia, el membrillero japonés o las especies de los géneros Berberis y Buxus.

Bonsái de camelia.

Por último, incluso las plantas trepadoras leñosas pueden utilizarse para crear bonsáis, pero tienen un inconveniente, y es que tienen que ser podadas frecuentemente para evitar su elongación y que concentren su energía en el engrosamiento del tronco. Varios ejemplos son el jazmín, la buganvilla y las glicinas.

Bonsái de jazmín.

Si os ha parecido interesante esta entrada, os pido que compartáis nuestro blog, nos sigáis en nuestras redes sociales (en el apartado “Menú” arriba del todo y a la derecha) y dejéis un comentario si queréis aportar algo sobre este tema.

¡Un saludo y hasta la próxima!

Fuentes de interés:

https://www.bonsaiempire.es/origen/bonsai-definicion

https://www.bonsaiempire.es/origen/bonsai-historia

Algunas de las fotos son tomadas de Bonsai Empire también.

https://www.jardineriaon.com/plantas-que-se-pueden-utilizar-para-bonsai.html

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.