Portada » El bambú

El bambú

¡Hola a todos de nuevo! Aprovechando que soy biólogo, hoy os voy a hablar sobre una de las plantas más utilizadas en Asia en general y en Japón en particular: el bambú.

No se sabe con certeza de donde proviene la palabra bambú, aunque se cree que es una adaptación al español de una palabra portuguesa o neerlandesa, originada a su vez a partir de un vocablo de origen malayo o canarés (en la India).

Los bambúes pertenecen a la familia de las gramíneas y pueden ser plantas herbáceas de menos de un metro y tallos finos o gigantes de unos 25 metros y 30 cm de diámetro, dependiendo de la especie.

Primer plano de un tallo de bambú con algunos brotes.

El bambú tiene una resistencia a la compresión mayor que el ladrillo y el hormigón. Es la planta leñosa que más rápido crece en el mundo: ¡algunas especies pueden crecer más de 80 cm en 24 horas! Su tiempo de madurez es sin embargo muy variado, ya que en algunos casos llegan a madurar en 5 años y en otros tardan hasta 120. Pero lo más importante es que es un material muy respetuoso con el medio ambiente, ya que es totalmente biodegradable.

El bambú fue usado por primera vez en China hace unos 5.000 años, donde servía para construir casas en los árboles. En la dinastía Han, que se extiende desde el 206 a.C. hasta el 220 d.C., se empleaba para hacer papel y libros, y en la dinastía Ming (1386-1644) para la ropa de la cama y el suelo.

Incluso hoy en día, el bambú es utilizado en casi todas las industrias (después de todo, es un pariente no muy lejano de otras cañas como la de azúcar o la de maíz), desde muebles hasta ropa o vajilla. También se usa para fabricar espadas de madera para el kendo o arcos y flechas para el kyuudo (artes marciales japoneses de los que hablaremos en otra ocasión), juguetes tradicionales de este país e instrumentos musicales como flautas genéricas o flautas de Pan en países extranjeros como Perú, Bolivia o Ecuador. El bambú también permite construir vallas más duraderas que las de madera tradicional, ya que son más resistentes y no son atacadas por las termitas. Esta planta tiene hasta usos culinarios, ya que existe el vino de bambú, su madera se emplea para fabricar algunos palillos y los principales elementos de la ceremonia del té y fue en troncos de bambú en los que se preparaban muchos platos antiguamente en China, como explicamos al principio de esta entrada. Por último, este vegetal tiene hasta aplicaciones cosméticas, ya que existen cremas, jabones, desodorantes, pasta de dientes y maquillajes elaborados a partir de bambú.

Valla hecha de tallos de bambú.

Para terminar, quiero mencionar que el bambú es considerado símbolo de constancia y perseverancia, ya que tras sembrar la semilla, esta tarda unos 7 años en germinar, durante los cuales necesita riego y abono mientras genera un gran sistema de raíces, y tras ese tiempo, la planta brota y crece hasta alcanzar decenas de metros en pocos meses. Esto es una metáfora de cómo debemos insistir para lograr nuestros objetivos hasta que nuestro esfuerzo dé sus frutos.

Ojalá os haya resultado interesante la entrada de hoy. Si es así, por favor, compartid nuestro blog, dejad un comentario sobre el tema y seguidnos en las redes sociales.

¡Que tengáis un buen día! ¡Hasta la próxima!

Fuentes de interés:

https://www.guioteca.com/cultura-japonesa/bambu-tradicional-de-japon-y-de-moda-en-el-mundo/https://abasto.com/consejos/bambu-japones-emprendedores/

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *