Portada » Los palillos

Los palillos

¡Hola! Hoy vengo a hablaros de una herramienta oriental muy conocida: los palillos.

Los palillos (en japonés: hashi, 箸, en chino: kuaizi, 筷子) fueron probablemente creados hace unos 4.000 o 5.000 años en China, aunque solo existen pruebas escritas de su uso a partir del siglo XII a.C. A diferencia de lo que se suele creer, en un principio tenían una función distinta a la que tienen en la actualidad: se usaban para cocinar, no para comer. Al parecer, no fue hasta el 400 o 500 a.C. que estas herramientas comenzaron a usarse para tomar la comida debido a la creencia de que en la mesa no debe haber objetos afilados y peligrosos como los cuchillos. A partir de entonces, en unos 100 años, los palillos chinos fueron siendo copiados por otros países como Japón, Corea, Vietnam, etc.

Aunque la mayoría de los palillos están fabricados con materiales baratos, entre miembros de la nobleza y personas adineradas se usaban palillos de plata, ya que en aquella época se pensaba que esta se volvía negra al hacer contacto con una sustancia tóxica, y de esa forma se evitaban los asesinatos por envenenamiento.

Tradicionalmente, los palillos chinos están hechos de bambú u otros tipos de madera sin pulir. Al contrario, los palillos japoneses normalmente están pulidos.

La pieza sobre la que se colocan los palillos antes de comer o mientras no se utilizan se llama ohashioki (箸置き, literalmente, colocador de palillos).

Palillos 2

La forma correcta de usar los palillos es colocando uno entre la base del pulgar y la del anular, y el otro sujeto entre la punta del pulgar y la del índice. El primer palillo, el de abajo, quedará fijo, mientras que el segundo, el de arriba, será el que moveremos para sujetar la comida. Los palillos deben tomarse cerca del extremo más grueso, no por la punta.

Los palillos son un símbolo clásico de la cultura oriental en general. Sin embargo, la forma de fabricarlos y de manejarlos, e incluso los modales a la hora de usarlos se desarrollaron de forma independiente como reflejo de las distintas culturas de los países a los que llegaron estas herramientas.

Espero que os haya gustado la entrada. ¡Hasta la próxima!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.