Portada » La restauración Meiji

La restauración Meiji

¡Buenos días! Hoy os hablaré de la Restauración Meiji, un periodo muy importante de la historia de Japón.

La Restauración Meiji fue el proceso por el que Japón cambió su estructura social y política en el periodo comprendido entre 1.866 y 1.869.

En 1.850, Japón estaba organizado de manera feudal. El emperador tenía un poder simbólico, ya que era el shogun el que ostentaba el poder militar más fuerte. Por debajo de él estaban los daimios, que cada uno gobernaba una pequeña región y controlaba un pequeño ejército de samuráis. Por debajo de ellos, estaba la mayoría de la población, entre ellos, campesinos, artesanos y comerciantes. Finalmente, por debajo de ellos, estaban los parias, que hacían los trabajos más bajos.

La Restauración Meiji se dio en 4 pasos. En primer lugar, en 1.868, los señores feudales se reunieron con el Emperador Meiji y firmaron la Carta de Juramento. Esta se basaba en 5 puntos: convocar una asamblea para deliberar asuntos de interés nacional, hacer públicas las resoluciones de la asamblea, todas las clases sociales cooperarían al funcionamiento de la administración nacional, se eliminarían las costumbres bárbaras tomando como modelo para las nuevas leyes las existentes en Europa y Estados Unidos, y se buscaría el conocimiento en el extranjero.

Carta del Juramento

En segundo lugar, los daimios le entregaron el poder al Emperador, aboliendo el sistema feudal de castas y permitiendo que todos los ciudadanos pudieran dedicarse a la función que quisieran.

En tercer lugar, se promulgó una Constitución en 1.889. Esta Constitución había sido redactada por el príncipe Ito a cargo del Emperador Meiji, tomando ideas de naciones europeas como Alemania.

El último paso fue acabar los Tratados Desiguales que permitían a los extranjeros gozar de muchos privilegios debido al vacío de leyes existente en aquel entonces. Esto incluía, por ejemplo, derogar el Tratado Harris entre Japón y Estados Unidos, que había sido firmado en 1.858 y había acabado con siglos de aislamiento del país nipón, y sustituirlo por acuerdos más beneficiosos para los japoneses.

Por lo tanto, gracias a estos cambios, en torno a 1.890, Japón había dejado atrás una época de feudalismo, aislamiento y dominio de los samuráis y se había convertido en una nación abierta al exterior que, aunque seguía teniendo un largo camino por recorrer, comenzaba a asemejarse a lo que es el país del sol naciente hoy en día.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.